Defiende la industria del aceite de guaconejo

0
84

654701SD, 24 jul 2017.- El doctor Franklin Fajar, especialista en química y farmacia, defendió a la industria de aceites esenciales de los ataques, sin fundamentos científicos, que hacen algunos sectores que la acusan de talar o matar árboles de guaconejo.

Fajar, con estudios superiores en las universidades alemanas de Colonia y Bonn, aclaró que es la madera muerta de manera natural que permanece en suelo del bosque, con el aceite encapsulado, la que se recolecta para llevarla a las fábricas procesadoras.

“Solo se procesa el guaconejo que tiene un largo tiempo de haber muerto, pues si el árbol verde es cortado o si se precipitara su muerte, la madera no tendría valor alguno para la industria de aceites esenciales, ya que no tendría componentes de oxidación como son los alcoholes, porque la calidad del aceite no sería la indicada, ya que no contendría alcoholes, expresó.

Aseguró que no es justo, técnicamente ni por sentido común, acusar a los productores de aceite de Amyris de causar deforestación.

Sobre el origen de esos ataques, los atribuyó a dos razones: a la falta de información de gente bien intencionada y a la actitud de algunos periodistas corruptos, ignorantes y de mala fe, a quienes no les importa destruir una industria en procura de recibir sobornos.

Fajar dijo que algunos han recurrido a la manipulación de publicar videos donde aparecen troncos cortados de 12 pulgadas de grosor que son presentados como madera cortada de guaconejo, lo cual solo puede confundir a los ignorantes que no saben que el diámetro de este árbol no pasa de 5 pulgadas.

Afirmó que la industria de aceites esenciales es la más supervisada del país, pues ha recibido varias inspecciones de técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, del Jardín Botánico y de la Junta Agroempresarial Dominicana, que han confirmado in situ que los productores de aceites esenciales solo consumen leña producto de la muerte natural del árbol.

Agregó que la industria también ha recibido la visita de instituciones europeas, con una reputación bien ganada por su gran responsabilidad social y ecológica.

Informó que la industria de aceites esenciales ha jugado un rol protector del medio ambiente y también puede contribuir a la promoción de las especies de guaconejo que hay en el país.

Afirmó que los recolectores y suplidores de guaconejo es gente que vivía del corte de árboles para utilizarlos como postes y traviesas, prácticas que han abandonado tras encontrar una nueva fuente de ingresos, amigable con el medio ambiente, porque no implica el corte del árbol.

“Estos recolectores y suplidores han tomado conciencia de la importancia de cuidar al árbol hasta completar su ciclo de vida, para poderlo aprovechar después de muerto para la industria”, destacó Fajar.

Fuente: HOY

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí