Diez consejos para que un hombre no agreda, maltrate o quite la vida a su pareja o expareja

0
3234
El autor es abogado y procurador adjunto de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Barahona.

Ulises Guevara

En la República Dominicana se vive una situación de mucha preocupación en lo que tiene que ver con la violencia intrafamiliar, donde el hombre ha devenido  descargando su ira contra la pareja o expareja, situación ésta que debe desaparecer de la mentalidad del hombre dominicano.

Si analiza estos diez consejos que te voy a dar de seguro que no le faltará jamás a una mujer, vean ustedes:

  1. A) Si te separaste de tu pareja porque así lo han acordado mutuamente; porque sus vidas se tornan difícil o imposible estando juntos, trata de no mencionarla ni en bien ni en mal con nadie. Si la menciona en bien podría parecer que aún está por ella o que pretende volver; y si la menciona en mal, eso puede revertirse en tu contra, corta la conversación con ella aunque sea por espacio de 3 a 4 meses hasta tanto tú tengas nuevos horizontes y ella haya definido una nueva vida.

Segundo: Si fue ella que determinó dejar la relación,  tiene que entender que la mujer así como ama, aborrece; respétala que la mujer  es el ser más astuto que existe. Ella solo premia la cortesía y la decencia, con ella a la mala no se puede conseguir amor o comprensión, recuerda que la relación de pareja es de dos, si uno quiere y el otro no, no es posible una relación, esta es como un contrato donde  ambas partes se ponen de acuerdo, y es un contrato que puede terminar unilateralmente, es decir, que basta que uno de los dos no quiera seguir conviviendo con el otro;  ahí mismo se terminó sin ningún problema y la terminación de éste no da lugar a demanda sobre daños y perjuicios, porque es hasta que se pueda o hasta que se quiera.

Tercero: Si eres tú que ha decidido dejarla por la razón que tu entienda o haya entendido, ya no tiene nada que buscar, entonces no quiera recoger lo que un día tu votaste a menos que no sea que ella esté de acuerdo, pero si tu quiere volver y ella no quiere no la obligue,  si ella tiene otra vida déjala vivir, déjala correr. Es verdad que los seres humanos somos egoístas por naturaleza, que no es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar, que no es lo mismo decirle a una mujer ya no te quiero, que verla con otro: pero ya no hay nada que hacer, resígnate y apunta para otro lado.

Cuarto: Si ha procreado hijos con ella, a la hora de separarte no lo involucre que estos no tienen nada que ver con sus problemas, debe siempre aprender de aquel adagio que dice,” al enemigo o contrario se les da por donde más les duele”, en ese momento de separación la mujer te ves como un contrario y te va a hacer la vida de cuadritos. Pero tú tienes que ser inteligente, si te dice que no vea o busque los hijos, que no te los va a mandar,  olvídate de eso no les pare, que poco en tiempo después eso vuelve a la normalidad; es una forma de darte por donde más te duele, desesperándote y preocupándote. Tú debe saber que esa mujer, al  igual que tú es humana; y que   ésta va hacer su vida sin ti, entonces, ella te va a mandar los hijos, es posible que después del problema sea por quien es que tiene que tener la custodia,  porque tú vas a alegar que trabaja y no puede cuidar muchachos, por eso desde la separación no le hagas cuestiones que luego se puedan revertir en tu contra, mantenga sus hijos, protégelos, conviva con ellos que es cuando más amor y comprensión necesitan.

Quinto: Si procreaste o fomentaste algún bien. Es decir: propiedades,  no te aferres a esto que al final los seres humanos tenemos dos cosas que son importantes: la vida y la libertad, importantes porque para tener los de más tiene que contar con estas dos, recuerdas que los bienes no se van de su lugar: ellos perduran y la separación no debe involucrar los bienes como otro problema, mientras tanto déjale todo, la casita, la passola o el vehículo que en corto tiempo después se va a resolver, llega un momento que estos bienes para ésta mujer son un obstáculo en su vida, esto así porque necesita realizar su vida y no la puede realizar viviendo en la casita que le dejaste, tampoco en la passola o el vehículo, entonces ella es quien te va a llamar y te va a decir vamos a partir lo que han procreado.

Sexto: Si la ves con otro hombre no te moleste, dale gracias a Dios que fue tuya primero y agradécele el tiempo que vivió contigo que algo bello pasó entre ustedes, no sea mezquino, tacaño ni tiñoso,  no te pongas a sacaliñarle si algo le diste porque así jamás curarías tus heridas, el hombre tiene que ser elegante en todos los tiempos malos y buenos, no te dejes arrastrar por la ira, el odio, o el rencor porque al final ella estará gozando y tu sufriendo, vamos a gozar los dos de manera separada, la vida sigue su agitado curso como decía Rodriguito.

Septimo: Trata de ser un poco reservado con los conflictos entre tu pareja y tú, éste es un problema de dos, y, por tanto, no caben más, a veces te equivocas y habla esto con un amigo o amiga y en la mayoría de las veces sus consejos no son muy armoniosos ¡claro! que sin querer en la mayoría de las veces, es muy probable que aquellos te digan estas dos expresiones” Que lo que jode ella, tú no eres el hombre” “ jefe usted es que está bueno, usted es el que trabaja y mantiene”, por eso te recomiendo que tenga mucho cuidado con quien vas a hablar de tus problemas de tu pareja o ex pareja, trata de buscar ayuda donde un terapeuta familiar o un profesional de la conducta humana.

Octavo: Nunca crea que la mujer es  una cosa. En derecho se llama cosa  a las propiedades, no crea que tu pareja o ex pareja es una propiedad que tu adquiriste y que por tanto tiene un derecho de propietario: la mujer igual que tú es un ser pensante, con dotes y cualidades extraordinarias, entiende y debe saber que el ser humano no tiene dueños, que ni siquiera de tus hijos menores tu eres dueño, tu eres para estos su papá o podrá ser su tutor nunca el dueño, porque se trata de un ser humano no de un pollito o becerrito, sino eres dueño de tus hijos menores tiene que entender que tampoco podrás ser dueño de una persona que la conociste después de grande, y que simplemente lo unió una atracción entre ambos que puede ser pasajera como también duradera.

Noveno: Aprende a quererte a ti mismo y a valorar tus propias cualidades, no dejes que nada ni nadie te nuble la mente y tus pensamientos, siempre recuerda que naciste de una mujer, tiene hermana y tal vez hijas que de una u otra forma está rodeado de mujeres, recuerda que los hombres luchamos en la vida, es para agradar y conquistar una mujer, que cuando compramos un buen perfume es para llevar la fragancia a una mujer, que buscamos andar lindos para agradar a esas musas, es decir todo lo que hacemos tiende a tener su origen de una mujer o para una mujer.

Décimo: Nunca le diga a tu pareja o ex pareja que ella está gorda o que está vieja, las mujeres por naturaleza siempre luchan contra estos dos fenómenos que son propios de la naturaleza, ellas se preocupan por verse bien y que sus años no se puedan reflejar en su cuerpo, por eso se habla de las tres edades que tienen las mujeres, “que son las real, la que dicen y la que aparentan, entiendo que si hay alguna librita demás tampoco es problema porque con estas pueden verse más atractivas.

Hasta  pronto si Dios y ustedes me lo permiten…

Exclusivo a ElBoletínRD

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí