Templates by BIGtheme NET
 

EL ARTÍCULO DE OPINIÓN: Soberanía Dominicana está Desprotegida

JuanManuelRosarioPor Juan Manuel Rosario 

La República Dominicana ha estado sumergida en los últimos tiempos en un gran debate, discusiones y reflexiones sobre la soberanía y los aspectos migratorios. Entorno a esos aspectos se han levantado posiciones de todo tipo a favor y en contra de una política migratoria que defienda los intereses soberanos del estado dominicano; posiciones a veces claras, en ocasiones confusas; en otras dubitativas, y unilaterales por conveniencias.

 Hay quienes en nombre de los supuestos derechos humanos de las personas se han abanderado en pisotear los derechos inalienables del Estado dominicano como sujeto del derecho internacional. Detrás de la defensa de unos derechos humanos de los inmigrantes se esconde en algunas ocasiones el cumplimiento de órdenes emanadas de organismos internacionales, quienes se han propuesto, dentro de su estrategia geopolítica, desintegrar al Estado dominicano para buscarle una salida al inoperante y fallido Estado haitiano a través de crear un nuevo Estado que integre tanto al dominicano como al haitiano.

El elemento motivador para esa terrible campaña contra la República dominicana s el de generar un desprestigio de su imagen tanto interna como externamente, para poder justificar cualquier acción dirigida a obtener el objetivo ya establecido en el programa de desbaratar la existencia del Estado dominicano. No es verdad que detrás de las discusiones este un objetivo de carácter migratorio; eso es mentira, el verdadero propósito es el ya señalado en esta breve exposición.

Las consecuencias de los propósitos orientados a desintegrar a la República Dominicana van a ser de consecuencias no previstas por los arquitectos de la estrategia de la geopolítica de crear un Estado único en la isla que hoy alberga a Haití y a República Dominicana: Es casi seguro que se crearía una situación invivible que afectaría a todo el Caribe y América Latina; por ese motivo es mejor buscar una salida a través de potenciar acciones que conjuren la debilidad del Estado haitiano, para que este asuma de manera efectiva la administración de su población.

Aunque se alega que el Estado dominicano recibe fuertes presiones internacionales, que es verdad, hay que resaltar que los verdaderos responsables de la desprotección y la inexistente defensa de la soberanía nacional son los gobiernos que ha tenido la República Dominicana, particularmente en los tiempos recientes.

“La presión internacional” se ha convertido en una elegante excusa para evadir la responsabilidad de defender a la República Dominicana, por parte de los gobiernos, y muy concreto por las actuales autoridades dominicanas.

Excluir de responsabilidad al (los) gobierno (os) dominicano (os) es una gran irresponsabilidad de quien lo haga. Es cuestionable que hay quienes concentran todo su discurso contra Haití, contra la inmigración haitiana; pero que sin embargo hacen un gran esfuerzo por exonerar de responsabilidad a las autoridades dominicanas.

Tanto los gobiernos del Partido Reformista como del PLD y el PRD, así como los legisladores  y el sistema judicial dominicano, tienen una responsabilidad histórica y concreta, en mayor o menor medida, con el desamparo que gradualmente viene sintiendo la defensa de la soberanía nacional.

En el año 2004 se promulgo la Ley 285-04 sobre Migración y duró más de 7 años sin reglamento de aplicación.

 ¿Quién o quiénes fueron los responsables de que tal situación se mantuviera así, dejando al estado dominicano sin la aplicación de una Ley de Migración en ese periodo? Evidentemente que el presidente de la República de ese momento tenía la obligación de emitir un decreto con relación a crear el reglamento de dicha ley, y no lo hizo.

En el año 1999 se hizo un instrumento de aceptación de la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos  y el mismo  no fue enviado al Congreso de la República para su aprobación, violando las normas constitucionales dominicanas.

 ¿Quién fue el responsable de tal irrespeto a la Constitución Dominicana? El presidente de entonces, Leonel Fernández.

El presidente de ese momento no solo violó la Constitución al no enviar tal instrumento para ser aprobado en el Congreso de la República; sino que expuso de manera peligrosa al Estado Dominicano frente a la injerencia extranjera a través de las sentencias emitidas por la Corte IDH.

En el año 2002 un vicecanciller de la República Dominicana firmó un acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, sin dicho funcionario estar facultado para firmar acuerdos que obligaran a la Republica Dominicana en un plano internacional

¿Quién es responsable de que un vicecanciller metiera al país en un problema de esa naturaleza? El canciller de entonces y el presidente Hipólito Mejía Domínguez.

Por suerte para el país que un grupo de ciudadanos dominicanos sometieran ante la Suprema Corte de Justicia de la República un recurso de inconstitucionalidad contra ese acuerdo, y la Suprema Corte de Justicia lo declaró inconstitucional.

En diversas ocasiones en la cancillería se elaboran documentos que son verdaderos compromisos internacionales al que ellos llaman memorándum, o cualquier otro nombre, y no lo envían al congreso alegando que se trata de puros actos administrativos, violando las normas constitucionales de la República Dominicana; es como si cualquier consultor jurídico de la cancillería se arrogara la competencia de decidir que es un acto administrativo, o que es un acuerdo que obliga en el plano internacional a la República Dominicana; exponiendo de manera delicada al estado dominicano a meterse en un lio internacional.

He sabido por todo que la cancillería dominicana tiene una fuerte inclinación a nombrar en su cuerpo diplomático y administrativo a aquellos que en alguna ocasión de su vida han mostrado una fuerte inclinación a estar identificados con discursos dubitativo frente a los intereses del país; mientras que se desprecia a aquello que de manera vehemente han estado al lado de la defensa de la patria; cuando el único papel del servicio exterior es la defensa de la patria sin discusión; el servicio exterior no es un centro de deliberación ideológica en materia de política exterior; sino la entidad del Estado responsable de defender los intereses del país; no tiene espacio el convertir las posiciones ideológicas particulares, las decisiones personales, en política exterior o administrativa.

Aquellas personas considerados como nacionalistas o patriotas son vedados por el gobierno y las autoridades gubernamentales para ejercer las funciones diplomáticas y consulares del país; porque según las autoridades nacionales la imagen del país está mejor garantizada cuando quien representa al país tiene como altar la genuflexión, dubitativo, que habla de cordura, de prudencia; o sea, las autoridades dominicanas tiene más predilección por aquel que resalta como algo muy rico la cultura extranjera y muestra cierto desdén por la cultura del dominicano.

 Aquel que actúa con la actitud de Guacanagarix o de  malinchismo  es premiado por las autoridades dominicanas, porque los gobernantes dominicanos se preocupan más por su imagen personal, la aprobación que puedan recibir de los organismos internaciones, que por la aprobación del pueblo dominicano.

El nombramiento de personas sin preparación para el manejo de los asuntos diplomáticos y consulares, es otra de las grandes irresponsabilidades que está carcomiendo la efectividad en la defensa de los intereses de la República Dominicana; y además es una desconsideración a los jóvenes que han estudiado Diplomacia, a nivel de maestría y licenciatura, y no son tomados en cuenta por las autoridades, quienes piensan más en el favor político adeudado que en la calidad del cuerpo diplomático y consular dominicano.

Con deleznable actitud, también, se desenvuelven los políticos de oposición, quienes han evidenciado una impericia en el manejo de la cosas sobre la soberanía dominicana que raya en la vergüenza…. Carente de la más elemental formación técnica, imbuido de una pobreza de ideas sin parangón en la historia dominicana.

Es por ello que, asimismo, en todo lo concerniente a la política migratoria y fronteriza de la Republica Dominicana se siente con fuerza la irresponsabilidad de los gobiernos; y muy concretamente del actual,  que aun recibiendo un buen andamiaje jurídico, no ha sido capaz de articular una correcta política migratoria y de protección fronteriza para defender al país.

La Republica Dominicana esta frente a un gobierno carente de la vocación soberana para defender a la Republica Dominicana; de un gobierno dispuesto a entregarlo todo para complacer a los arquitectos de la geopolítica orientados a debilitar progresivamente al Estado dominicano, para así hacer posible lo que ellos llaman un fusión de hecho como inicio de la fusión de iure.

Los dominicanos y las dominicanas tienen que hacer conciencia sobre esta realidad y no entregar su país por un empleíto de 10, 20,25 mil, 30 mil pesos o de millones, porque la patria no tiene precio.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful