EL ARTÍCULO: Trabajar para no pasar trabajo

0
81

11009137_789604924460916_2206044138640929613_n

Por Miguel Ángel Feliz.-

Las sociedades modernas que se rigen por un sistema económico vertical (El Capitalismo), donde existen personas arriba y personas abajo, los de arriba dueños de los medios de producción y los de abajo compuestos por aquellos que trabajan para los dueños de los medios de producción. Burguesía y Proletariado respectivamente. Es así como el mundo actual se divide entre aquellos y aquellas dueños de los medios de producción, aquellos y aquellas que trabajan para los dueños de los medios de producción y aquellos y aquellas que no trabajan y por lo tanto pasan trabajo.

Estas sociedades se han propuesto el ideal de proporcional a cada una de las personas que la integran un lugar en la cadena productiva, con el propósito de que estas puedan satisfacer adecuadamente sus necesidades básicas, así como también, para crearle las condiciones necesarias para garantizar el acceso a los niveles de equilibrio.

Desafortunadamente, esto no alcanza a realizarse con la plenitud que se requiere, debido a factores que impiden la realización plena de este ideal, lleno de buenas intenciones y con el fin de mejorar las condiciones socioeconómicas de las sociedades. No podemos dejar de mencionar factores como la corrupción y la sustracción de bienes del Estado para beneficio propio, cuyas consecuencias son el detrimento y fracaso de políticas económicas implementadas por los gobiernos y un masivo arrojo a la pobreza e indigencia de aquellos y aquellas que tienen menos posibilidades.

Pero a pesar de los espejismos que constantemente quieren hacernos pensar lo contrario, la formación académica y la educación personal, siguen siendo las vías más expeditas para las personas que deseen asegurarse un puesto en la cadena productiva.

Poco importa que algunas personas obtengan  más fácilmente lo que a otras les cuesta tanto trabajo y sacrificio conseguir, pues lo único que puede dignificar una la vida humana es el esfuerzo honestamente realizado para lograr satisfacer sus necesidades básicas y hasta no básicas. Las demás formas solo son partes de un mundo lleno de miseria.

En conclusión, solo quienes logran superarse a fuerza de empeño, esfuerzo y sacrificio, conocen la satisfacción de haber cumplido con el primer deber de todo ser humano, contribuir con su desarrollo propio al desarrollo de todos.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí