El bulin en nuestra sociedad

0
135

María Victoria Batista Fernández

Comienzo con una simple interrogante: ¿De dónde sale el término bullyng, quién lo puso de moda?

La verdad es que no encontré su definición en ningún diccionario emanado de la Real Academia  de la Lengua Española. Busqué otras fuentes y qué creen, es un anglicanismo – bullying – (http://definicion.de/bullying/) él recoge lo que en nuestro idioma denominamos, maltrato, ya sea físico, psicológico, verbal. Es el acoso a niños y niñas en edad escolar. Que unos años atrás se limitaba al entorno de la escuela: el aula, el recreo, pero que ahora además se hace por los medios de interacción a distancia.

Aunque el término sea uno de los modismos que nos está acuñando los imperios que controlan todo. Mismos que hasta nuestros términos alteran cuando quieren imponer una moda y ponernos a todos y todas a girar en torno a eso,  mientras siguen tranquilos en lo suyo; por allá por Venezuela y otros rumbos; como es el caso del término “Gay”, por ejemplo, que ha pegado tanto, que nuestros muchachos han asumido la moda “Gay”; “El orgullo “Gay”. El tema de género al que nos referiremos en otro artículo. Sin embargo, dígase en el idioma que sea, y  conscientes de la manipulación, el abuso contra los – las niños y niñas, es una acción de crueldad.

Parece que en esos países donde se han promulgado las leyes de protección a los menores y  que son signatarios de acuerdo y convenios internacionales,  de protección a la niñez y que además  han creado los mecanismos para que esto se cumplan en la práctica, sienten ahora  preocupación por lo que pasa en los espacios de interacción de los niños, donde suceden acciones que no fueron contempladas  a la hora de legislar. Cito: “El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación” (Asamblea General de las Naciones Unidas, 20 de Noviembre de 1959). La Convención de Derechos del Niño señala: “Es obligación del Estado proteger a los niños de todas formas de malos tratos” (Asamblea General de Naciones Unidas, 20-11- 1989; Convención de Derechos del Niño. Art. 19)

Se legisló para protegerlos de los abusos de los adultos, de las negligencias de los Estados y de los padres, pero no para protegerles su integridad Psico-emocional y física, frente a  sus propios compañeros generacionales, en el sentido de que comparten los mismos recintos escolares y frecuentan las mismas redes de comunicación.

En el caso de países como los nuestros, me refiero a Sudamérica, Centroamérica el Caribe.  Es una situación mucho más seria, porque el maltrato, la burla, está estrechamente vinculada a una neo-construcción de una cultura de violencia generalizada, cuyas causas son netamente estructurales; se corresponden con Estados corruptos, donde no existe un régimen de consecuencia frente al delito que se comete en los extractos altos de la sociedad; sociedades con altos niveles de desempleo, con poblaciones a merced de los medios de comunicación que promueven y educan para la violencia, los vicios, el vandalismo, la falta de respeto a los derechos de las personas y el consumo.

Los mismos países que legislan y que se “encumbran” disque para proteger los derechos, luego nos arropan de drogas y de programas infantiles con prácticas de violencia, de xenofobia, de discriminación, donde los niños aprenden a sentirse superiores o inferiores según su “clase social” su procedencia, su raza, su sexo …donde aprenden a manipular y a imponerse ante los demás y donde peligrosamente se ha fusionado la práctica tradicional y muy sana de las pandillas adolescentes, con el malsano vandalismo, matizado con el consumo y venta (mulas) de estupefacientes.

Nuestros canales de televisión y los cines están infectados de novelas, series, películas donde se enseña con lujo de detalles cómo ser delincuentes exitosos, ya sea en la política, en el estado, en el narcotráfico o el tráfico de lo que sea; en las bandas callejeras, en la venta del cuerpo, en la promiscuidad.

Además se adiestra minuciosamente en cómo consumir cualquier tipo de estupefaciente, cómo organizar los puntos de venta y consumo, cómo corromper policías y otros funcionarios, como torturar, cómo matar, secuestrar… Todo esto de una manera inescrupulosa y escalofriante y ante la complicidad y el concurso de quienes nos debían proteger y educar como ciudadanos: las autoridades estatales. Se supone que para eso los elegimos. Lo que será “harina de otro costal”. Diría mi mamá.

Dentro de este contexto los niños-as, son además receptores-víctimas y aprendices de la violencia emanada  de esta práctica que se está haciendo una cultura, por demás  machista  que somete y maltrata a todo el que por su condición física o psicológica considera  más vulnerable.

Por tal razón, más que hablar de las causas y las consecuencias de esta ola de agravios a los niños y niñas, desgraciadamente ascendente en nuestros países, que pienso se puede   buscar y encontrar  en cualquier sitio de Inernet, prefiero  que nos podamos plantear que hacer frente al problema y lo miremos con cierto nivel de criticidad.

Antes de dar alguna sugerencia quiero hacer algunas aclaraciones y reflexiones. Decir que el problema del maltrato a, y entre los niños no es un fenómeno aislado y por tanto su solución necesariamente debe ser colectiva, porque responde a la situación de deterioro, invasión e inversión de valores que estamos viviendo en el llamado mundo de la globalización, por un lado y por otra parte tiene que ver con la misma esencia humana, que tiene que ser educada, domada a base de la práctica y el cultivo de conductas colectivas que se aprenden más por imitación que por discurso.

Esto implica que los adultos y las instituciones que hemos creado asumamos un compromiso serio entre lo que decimos, lo que corregimos de palabra, escribimos, legislamos y lo que hacemos en la práctica.

Los valores y los principios, los  aprendemos más por imitación que por discursos bonitos, por castigos o demagogias: He observado en la vida cotidiana y en trato a casos de abuso infantil, que las pelas, los golpes, los reproches, las malas palabras, los insultos, las cárceles, no corrigen; “maleducan” educan mal. Provocan la imitación y la reproducción de esa conducta en el que observa, escucha o la sufre y en algunos casos el rechazo, el repudio o la alienación frente a quien emite dicha conducta.

Pongamos atención también a tema de la globalización, ya estamos en ella, no hay vuelta atrás, para bien y para mal porque es un globo que nos está poniendo a flotar, que nos está desconectando de nuestras raíces culturales, de nuestro contexto vital, de nuestras formas sanas de relacionarnos.

Si en los medios de comunicación, en sus familias, en sus comunidades, por donde quiera hay un ajuste de cuentas, un atraco, asesinatos, mal trato a las mujeres, ¿Qué van a aprender los niños?

Si lo que viven en la práctica es la discriminación permanente de los que tienen el poder y el dinero contra los más pobres, de los blancos contra los negros, el abuso de los más grandes contra los pequeños en la escuela, en la casa, en el barrio, los insultos, el golpeo, los asesinatos ¿Qué van a aprender los niños?

Las relaciones que se dan entre los niños en las escuelas es simplemente el reflejo de lo que viven. Y preparémonos porque seguirán apareciendo niños y adolescentes Rambos y exterminadores que entrarán armados a los recintos escolares y acabarán con todos. Esa es la basura que le están enseñando: el irrespeto, la intolerancia, el abuso de poder y nosotros tranquila y felizmente los ponemos a merced de todo esto frente a un televisor para egoístamente “descansar de ellos”. Estamos pagando el precio de tanta laxitud. Decían nuestros ancestros. Auyama no pare calabaza”  Siembra viento y cosecharás tempestad

Nuestro Señor Jesucristo, contestando a un  maestro de la ley dijo: El primer mandamiento es: Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor. Al Señor tu Dios amarás con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas. Y después viene este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay mandamiento más importante que estos” (Mc. 12, 29-31).

¿A quién escuchamos ahora? ¿A quién o qué estamos amando con todo nuestro corazón? ¿Qué lugar ocupa el otro, la otra, los y las infantes en nuestras vidas?, ¿Cuál está siendo el centro de interés de nuestros estados, de nuestras sociedades, de nuestras familias,  nosotros mismos? ¿Hasta dónde vamos a dejar crecer el Yo = egoísmo que llevamos dentro? Si no paramos, será hasta que nos destruyamos a nosotros mismos. Ya hemos comenzado despreciando todo lo débil, lo fe, al pobre = “población sobrante” a las mujeres, a nuestra propia identidad que es ser tiernos y amorosos “eso es visto como debilidad; a nuestro cuerpo, que la nueva construcción de la identidad personal que nos están inculcando, sólo lo ve valioso cuando es capaz de producir dinero, placer y poder.

Reitero, estamos en una bola de humo que en cualquier momento va a explotar.  Y en una sociedad así, desde luego muy pocos está preocupado seriamente  por lo que estamos sembrando en el corazón y la vida de las nuevas generaciones. Cada uno busca lo suyo aunque tenga que decapitar, crucificar, bombardear, fusilar, golpear, discriminar, manipular, invadir espacios ajenos, desviar o malversar fondos = robar  como dice nuestro pueblo, y podríamos sumar un sin número de verbos que simbolicen maltrato contra nosotros mismos: Destrucción.

El bullying en los niños es sólo un grito profundo  del alma colectiva de esta sociedad “englobada” que se está autodestruyendo.

El que tenga oídos que oiga y el que quiera ver que vea. Hay que actuar.

ALGUNAS  ESTRATEGIAS Y PRÁCTICAS QUE CONSIDERAMOS PUEDEN AYUDAR:

La experiencia de trabajo de algunas  instituciones, públicas y privadas y sin fines de lucro con las que he estado involucrada por años, puede aportar algunos elementos, que sirven de referencia.

A mi juicio ayudar a dar la cara de manera efectiva a esta situación la creación de redes interinstitucionales, populares, que puedan aunar esfuerzos, que provoquen procesos graduales  de educación a las familias sobre prácticas sanas de crianza.

Que los promotores de la salud integral de los niños en los centros educativos: Profesionales de la Psicólogía, de la orientación psicopedagógica, formación humana y religiosa,  del magisterio, desarrollen espacios comunitarios donde se aporten   elementos y se reconstruyan experiencias culturales de los valores de la paternidad, maternidad y la filialidad, todo esto unido a nuevas e innovadoras forma de criar a sus hijos, propias o transculturales, que garanticen a los hijos el poder crecer en un ambiente familiar, barrial, residencial o sectorial donde puedan disfrutar del afecto, el respeto y la corrección sana, adecuada y oportuna, no sólo por parte de los padres sino de todos los adultos de la comunidad.

Creación de espacios escolares de interacción y aprendizaje para las niñas y los niños, tomando en cuenta su origen, sexo o raza, donde los niños y niñas para que por medio de estrategias sutiles y adecuadas, aprendan a socializarse como iguales, a verse y tratarse como amigos, afirmándoles su identidad de seres sexuados en relación sana y coherente con su ser: su estatura, su volumen corporal, su sexo, sus pensamientos, sus estilos de aprendizaje, condición social, económica y sus sentimientos; orientándoles hacia los valores fundamentales de la convivencia humana: el respeto, el trato justo, la acogida del otro en su verdad limpia, no manipulada, no inducida por intereses foráneos o particulares.

Provocar el encuentro entre la autenticidad del ser de cada uno Y que desde esa base puedan apoyarse, amarse y apoyarse con sus particulares: capacidades, talentos, fortalezas, sus limitaciones, historias y sus propios ritmos de aprendizaje.

Realizar talleres, charlas, convivencias, para la concientización de los profesores, el personal de apoyo y el personal administrativo de los centros educativos sobre las cuestiones anteriormente planteadas.

Las Organizaciones sin fines de lucro y las Instituciones del Estado encargadas de la protección de los niños y niñas, (CONANI, Salud pública,  MINER), deben realizar jornadas de sensibilización a la población y velar por la  aplicación de los mecanismos legales creados para esos fines y dar seguimiento sistemático a las familias.

Desde las Iglesias y las organizaciones comunitarias, demandar a las instituciones encargadas de garantizar derechos a los Niños Niñas y adolescentes (NNA) que cumplan con su rol, sobre todo al Estado que debe ser el garante de que los padres puedan trabajar para que sus hijos coman, estén limpios y nutridos; para que luego no sean objeto de burlas de los demás.

Desarrollar espacios con los/las niños/niñas y los padres donde se analicen, se critiquen y desarticulen  los programas más nocivos para  estos (muñequitos violentos, discriminatorios…) y lograr que éste análisis crítico forme parte de las estrategias de enseñanza de las diferentes áreas de conocimiento en las escuelas.

Desde los espacios televisivos, radiales y otros medios de comunicación y redes, realizar campañas publicitarias con eslogan, hechos de la vida diaria, con prácticas de crianza que permitan desaprender y aprehender nuevas formas de relaciones humanas entre los y las infantes y adolescentes basadas en la acogida del otro, de la otra.

Desde las Iglesias y las organizaciones comunitarias a través los espacios televisivos, radiales, otros medios escritos de comunicación, redes y otras acciones; presionar los legisladores de nuestros países y los espacios de derechos humanos y de la niñez internacionales, para que legislen a favor de controlar los medios de comunicación para que se sustituyan los programas basura por programas para la formación de los ciudadanos en  una cultura de paz y de respeto a los derechos  de toda vida en el planeta de ser   protegida en su integridad. Que los niños y adultos vean, sientan, respiren esto por medio de la magia de la pantalla, pequeña o grande.

En nuestra práctica laboral, como Maestra, Psicóloga y Orientadora en los centros educativos, nos   ayudó mucho a combatir las prácticas de mala convivencia y malos tratos entre los niños, la formación de clubes escolares, según los intereses, dones y necesidades de los niños;   las reuniones y asambleas constantes con los padres; el seguimiento especial a cada niño o niña para la formación en valores humanos y de forma continua en las aulas, en las reuniones de docentes, del personal de apoyo y demás espacios de la escuela y su entorno comunitario. 

Involucrar las diferentes organizaciones presentes en el entorno escolar a la vida de la escuela, realizando actos, reuniones, visitas a las familias, diálogos con los líderes y las instituciones  garantistas de los derechos de los niños presentes en el entorno escolar: La UNAP, las juntas de vecinos, entre otras.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí