Mancillados, 174 años de la independencia

0
637
El autor además, es militante Verde, miembro fundador y vocero de la Asociación de Policías y Militares, Activos y Jubilados Dominicanos, APODOM, ProDignidad y Derechos. Incluye a todos los veteranos.

JuanTomás Taveras

Los santanistas y anexionistas en la historia de nuestra república se han mantenido mayoritariamente en el poder gobernante a través de presidentes conservadores que responden o pertenecen a las oligarquías, lo que nos convierte en una plutocracia, simulada de democracia.

A estos comerciantes de la política a los que el patricio Juan Pablo Duarte llamaba Orcopolitas, palabra que definía como ciudadanos del infierno, porque su ambición desmedida los llevaba a aprovecharse del Estado, revestidos de antivalores y que se beneficiaban de la injusticia, siendo un cáncer en los tiempos de los trinitarios independentistas, y, sus descendientes continúan siendo un cáncer en la actualidad.

Estos Orcopolitas, fueron los mismos que asesinaron al patricio Francisco del Rosario Sánchez y desterraron a Duarte, Gregorio Luperón y otros muchos héroes no menos relevantes.  Nos provoca poner en perspectiva la definición de Javier de Jesús Sierra del gentilicio Dominicano, Domini significa Señor y Cannis Guardián, al juntarse dominicanis se traduce como Guardianes de Dios, de igual manera República se compone de Rex que significa Cosas y Públicus se traduce De todos unidos Rexpúblicus significa la cosa de todos. República Dominicana, significa, es Cosa de Todos Ser Guardianes de Dios para luchar en contra de los Orcopolitas o Ciudadanos del Infierno.

Ciudadanos comprometidos con la soberanía del Pueblo Dominicano invitamos a todos los dominicanos y amigos que se sienten preocupados por su patria, por la soberanía y a los medios de comunicación y sus comunicadores en general a participar y hacer conciencia asumiendo con responsabilidad las amenazas que hoy padecemos por el desorden migratorio que pone en riesgo nuestra soberanía y hasta la existencia misma de la patria. Además, para que todos cohesionados y en sinergia exijamos a las autoridades políticas con su gobierno a la cabeza asuman su responsabilidad frente a estos temas.

Independientemente del respeto a los derechos humanos que nunca debe estar en juego, el Estado Dominicano tiene desprotegidos a nuestra soberanía, nuestra cultura y costumbres, nuestra identidad nacional, nuestro medio ambiente, con todos sus recursos naturales, nuestros empleos, nuestra salud, nuestra educación, nuestro turismo, nuestra paz, la tranquilidad y la seguridad individual de cada uno de los dominicanos que hoy nos sentimos temerosos por la inminente invasión ilegal y que para nada es pacífica ya que violenta nuestros derechos humanos y la soberanía misma, que no nos mata con balas como en las guerras, pero que nos quita y contamina lo que nos hace verdaderamente dominicanos, por irresponsabilidad y corrupción de las autoridades políticas en complicidad con los organismos internacionales, Estados Unidos, Francia, Canadá, Inglaterra, la diplomacia haitiana, algunas ongs, lo peor del empresariado dominicano y muchos comunicadores.

Si no asumimos nuestro deber cívico dejaremos de ser República Dominicana y el sacrificio de sangre y vidas de nuestros patricios fundadores de nuestra Patria y los Restauradores de la Independencia a la cabeza de Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y Gregorio Luperón habrá sido en vano. En 1844 nos independizamos del yugo haitiano, en 1863 al 1865, restauramos nuestra independencia, pero, tenemos que liberarnos del peor yugo y dominación: La corrupción y la Impunidad protagonizada por los políticos tradicionales y sus socios del sector privado, lo que trae como consecuencia la haitianización ilegal y desorden migratorio e institucional, insostenibles; la inseguridad, la pérdida de los valores éticos  y  morales, la anomia, la depredación del medio ambiente y los recursos naturales, entre otros males.

Es imperativo promover la participación ciudadana en defensa de la soberana frente al desorden migratorio que amenaza de todos los derechos humanos de cada dominicano y de cada habitante que vive legalmente en la República Dominicana.

La inmigración ilegal haitiana tiene un antecedente que quizás nos coloca en la particularidad de ser el único caso en el mundo, ya que, el estado Haitiano y sus tropas militares fueron nuestro yugo opresor con invasión bélica en múltiples batallas que dejaron miles de víctimas en campañas para lograr nuestra independencia del dominio haitiano. 

A pesar de esa afrenta del Estado haitiano contra nuestro pueblo, posterior a ello, la sociedad dominicana y sus gobernantes han sido respetuosos y solidarios con el pueblo haitiano, sin tomar en cuenta las campañas de difamación y descrédito llevadas a cabo por los gobiernos haitianos junto a la diplomacia y sus élites, usando dichas ofensas para distraer el robo de las ayudas internacionales y la explotación del pueblo llano y la pobreza como negocio, asociados a organismos internacionales y Estados poderosos.

*Es urgente la cohesión social para recuperar la soberanía del pueblo, como fuerza invencible en defensa de la Patria.* JuanTomás Taveras, General del Pueblo.

Dios les bendiga siempre Pueblo Dominicana. http://rescaterd.org.do/

Facebook: http://goo.gl/HwkWTE

Facebook: http://goo.gl/71Cl7y

Twitter: @GraldelPuebloRD

Twitter: @JTTaveras

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí