Sin novedad en el frente: la reelección de Camacho

0
135

ELI HEILINGER

No hubo sorpresas en la elección de la nueva directiva de la Cámara de Diputados, pues el danilismo desde hace días envió la señal de que no cumpliría el acuerdo suscrito el 23 de mayo del 2015, mediante el cual un seguidor de la tendencia de Leonel Fernández asumiría la presidencia del organismo.

Todavía a última hora Leonel Fernández acariciaba la idea de que Demóstenes Martínez, uno de sus epígonos, fuera el nuevo presidente de la Cámara Baja, cuando advirtió que debió respetarse el acuerdo del Comité Político, pero sus palabras fueron inanes: la reelección se impuso con Radhamés Camacho, con la agravante de que ahora todos los integrantes del nuevo bufete directivo pertenecen al mismo sector.

El danilismo y sus aliados recibieron apoyo, aunque no unánime, del Partido Revolucionario Moderno, decisión a todas luces inteligente, pues con ello azuza la rivalidad dentro del oficialismo, ya que entiende que ello debilita a su rival para mayo del 2020.

Las razones por la cuales no se cumplió el acuerdo se deben a que el danilismo no va a permitir que un seguidor de su contendor interno en la lucha por el liderazgo de la organización ocupe la presidencia de la Cámara Baja, lo que le otorgaría influencia política y recursos económicos para aupar las aspiraciones de Fernández.

Además, un leonelista en la presidencia de la Cámara Baja no es garantía para que en la nueva legislatura se impulse modificar la Constitución, a fin de habilitar a Danilo Medina como candidato presidencial para los comicios del 2024, a lo que el leonelismo le huye como el diablo a la cruz.

Las consecuencias de lo ocurrido este 16 de agosto en la Cámara de Diputados están a la vista: se subrayan las diferencias entre los sectores que se disputan el control del Partido de la Liberación Dominicana avanzan a enfrentarse. ¿Será la madre de las batallas la convención abierta del 6 de octubre para escoger al candidato presidencial para las elecciones del 2020?

No es difícil pronosticar que en lo inmediato el peledeismo acentuará su lucha interna. No debe sorprender que presenciemos eventos inauditos en la historia del peledeísmo. Después de este 16 de agosto no se columbra en lo inmediato un acuerdo que lo compacte. La lucha por el poder no tiene freno ético. Como dijo el famoso monje florentino, Nicolás Maquiavelo: “El fin justifica los medios”, lo que conocen muy bien los peledeístas.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí