76.48 F
Santa Cruz de Barahona
26 mayo 2020
ElBoletinRD
Locales Opiniones

PEDERNALES: Cuando nadie te escucha

Tony Pérez

El destape en Pedernales de un brote epidémico con los primeros tres positivos a la enfermedad por la nueva cepa del coronavirus (COVID-19), y el generalizado estado de angustia en la población por la falta de flujos comunicacionales oficiales descentralizados, tiene grandes culpables.

Primero, las autoridades, porque han desoído nuestra temprana la sugerencia de informar al pueblo con veracidad y a tiempo sobre el manejo de casos sospechosos, sin airear nombres; arreciar las medidas de control de las entradas y salidas del pueblo y de los agolpamiento de personas en sitios públicos, así como establecer un cordón epidemiológico irrompible para mantener libre del mal esta provincia fronteriza con Haití.

Y segundo, parte importante de la comunidad, porque -irresponsablemente- ha vivido su “vida loca”, como si fuese en patronales, sin reparar en su acentuada vulnerabilidad, dado su empobrecimiento y la escasez de personal médico especializado, equipos e insumos para resolver casos graves y críticos de la neumonía que, al Viernes Santo, en el mundo ya registraba al menos 1,7 millones de infectados y había cobrado al menos 106 mil vidas (poco más de un centenar en RD), desde que comenzó el conteo, a final de diciembre de 2019.

Ahora, con el brote sembrado, vienen los lamentos y las preguntas cuyas respuestas se sintetizan en una, y la tienen clara quienes debieron ser previsores, pero se quedaron petrificados, sólo encomendándose a Dios.

No aprendieron de las experiencias positivas de China, Singapur y las Corea. Tampoco de los errores graves de Italia, España y Estados Unidos y el presidente Donald Trump, quien, de entrada, minimizó la patogenicidad y agresividad del virus.

A las autoridades ni siquiera les despertó curiosidad que la  norestana provincia Duarte, durante varias semanas, se ha despertado cada día con nuevos hijos muertos.

En el boletín 23, emitido el Sábado Santo, esta comunidad agrícola registra 44 muertes del total de 135 que acumula el país (32, 6%), y 252 infectados sobre 2, 759 nacionales (9%). Las pruebas rápidas y PCR masivas siguen siendo un deseo, pese a que son esenciales para identificar a los contagiados sintomáticos y asintomáticos y separarlos de los sanos. 

Poco o nada se hizo para aprovecharse de las grandes distancias que nos separan de los países asiáticos y europeos donde el virus comenzó y ha causado estragos. Quizá pensaron que el bicho se cansaría en el camino. Olvidaron la intensa movilidad que ha parido la globalización. No hubo preparación. Y éste se le coló sin mucho apuro por debajo del descuido.   

¿QUEDA CHANCHE?

Este Jueves Santo, Julio Díaz (Popo), padre de uno de los contagiados, ya interno en el hospital Elio Fiallo, en una nota de voz emitida en un grupo de Whatsapp, denunció que, “en Pedernales, los médicos responsables de atender los casos de COVID-19, tienen miedo, no quieren acercarse, no dan la asistencia que tienen que dar, andan huyendo, todos. Quiero pedir a los medios para que llamen a los médicos encargados de atender estos casos al razonamiento y atiendan no sólo a mi hijo, sino a la muchacha de Juancho y a todos los que nos enfermemos… La pandemia no es de nosotros, nos afecta a todos”

¿Miedo? ¿Irresponsabilidad ética? ¿Las dos cosas?

En lo que se averigua, la conducta denunciada da una idea sobre la dimensión del problema que ahora tiene planteado Pedernales.

Si esa fuera la conducta del personal de salud ante los casos ya identificados, ¿cómo reaccionaría la población de por sí ya ansiosa a causa de la ola de rumores no atajada a tiempo con información veraz?

El tsunami de incertidumbre ya se ha instalado. Preguntas que ruedan: ¿Cuántos más están infectados? ¿Con cuántos de ellos he compartido saludos de mano, abrazos, besos y hasta tragos a pico de botella? ¿Estoy enfermo, pero no lo sé? ¿Qué pasará con mi familia, mis hijos, mis hermanos? ¿Me puedo hacer la prueba? ¿Dónde? ¿Quién me responde?

Según el más reciente boletín epidemiológico leído a 307 kilómetros de distancia, en la capital, Pedernales no registra aún fallecidos por la enfermedad del coronavirus. Pero los decesos podrían venir en camino si no se produce una intervención urgente del Gobierno en toda la provincia.

El desafío ahora es la atención médica a los enfermos, 24/7, sin rechistar; el rastreo sin desmayo de asintomáticos; proveer mascarillas y guantes a toda la comunidad y orientar sobre su correcto uso; parar en seco la circulación innecesaria de personas; equipar al hospital y dotarlo de insumos. Esta provincia del suroeste espera.

Más indiferencia implicaría la venida de una tragedia como la que ahora sufre San Francisco de Macorís, capital de la provincia Duarte.

Fuente: Acento

El BoletinRD Publicidad

Artículos Relacionados

BARAHONA: Hieren joven en toque de queda: PN persigue acompañante

Omar Medina

BARAHONA: Dirigente PRM invita respaldar caravana de Luis Abinader este viernes

Omar Medina

BARAHONA: Causa controversia decisión del ex fiscal Yvan Ariel Gómez de retomar ejercicio profesional

Omar Medina

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas..